ADIDE-Federación entiende que el perfeccionamiento y la actualización en el ejercicio profesional son un derecho y un deber de los inspectores de Educación.

Consideramos que se ha de asegurar la formación continua y la actualización profesional permanente a través de Planes de Formación, licencias por estudios, colaboración en investigación y/o docencia con Universidades, intercambios con otras Comunidades o Estado de nuestro entorno.

También se deberían estudiar otras posibilidades de formación como la incorporación temporal a centros docentes o el intercambio puesto a puesto en el ámbito estatal o europeo.

Desde hace años, ADIDE-Federación ha participado de modo significativo en la formación de los inspectores de Educación, por medio de la organización de Congresos y Jornadas, cubriendo -no pocas veces- las carencias de las diferentes Administraciones en materia de formación.

Consideramos que se debe planificar la formación anual de los inspectores de Educación y se tiene que llevar a cabo por las Administraciones públicas, preferentemente en colaboración con las Universidades e instituciones superiores de formación del profesorado. Debe tener carácter obligatorio la formación orientada a la especialización de los inspectores.

Creemos que el Ministerio de Educación y Ciencia debe promover la colaboración con las Administraciones educativas competentes de las Comunidades Autónomas para facilitar la formación permanente en aquellas Comunidades con menos efectivos de inspección o con áreas curriculares o funcionales para las que sería difícil organizar una actividad de formación en el ámbito de una Comunidad Autónoma.

Las actividades de formación organizadas por las Administraciones públicas competentes en materia de educación han de surtir efectos en todo el territorio nacional y ser reconocidas en los concursos de provisión de puestos de trabajo convocados por cualquiera de esas Administraciones.

Cerrar menú